Espacio Joven Uni

Aprende Volver

08/04/2018

Qué hay que tener en cuenta a la hora de pedir un préstamo personal

Lo primero que habría que hacer es definir qué es un préstamo: se puede decir que es un contrato en virtud del cual la entidad financiera (denominada «prestamista») entrega al cliente (denominado «prestatario») una cantidad determinada de dinero a cambio de su devolución en un determinado plazo y según unas condiciones pactadas, que normalmente incluye los intereses.

¿Qué es la TAE (tasa anual de equivalencia) de un préstamo?

Es el tipo que indica el coste real del préstamo, al tener en cuenta las comisiones y gastos que cobra el banco por la concesión del mismo, así como el periodo de tiempo en que se hacen los pagos de devolución del préstamo (por meses, por trimestres, etc.).

¿Cómo se va pagando un préstamo?

En la liquidación de un préstamo la cuota es la cantidad a pagar en la periodicidad pactada. Según lo que hayamos acordado, puede ser mensual, trimestral, semestral, etc. Lo que paguemos va a depender del importe del préstamo, el tipo de interés y el plazo que hayamos pactado.

La cuota incluye la parte del dinero prestado que se devuelve o amortiza, más los intereses correspondientes.

Hay diferentes métodos de amortización, si bien el más utilizado en España es el denominado método de amortización francés:

Su principal característica es que, siempre pagamos la misma cuantía (siempre que el tipo de interés permanezca constante).

Esto hace que con el paso del tiempo el importe destinado al pago de intereses vaya disminuyendo y aumentando la parte que se destina a devolver el capital.

Por ejemplo, si solicitamos un préstamo de 10.000 euros a devolver en 4 años, a un tipo de interés del 6% anual fijo, el cuadro de amortización (la evolución de los pagos que realizamos) de nuestro préstamo sería (cifras en euros):

¿Qué clases de préstamos hay?

Hay muchos criterios de clasificación de los préstamos, uno de ellos es el que los clasifica según la garantía que solicita la entidad bancaria:

  • Préstamos con garantía personal: Son préstamos que se conceden en función de la solvencia económica del cliente, que en caso de impago responde con todos sus bienes presentes y futuros.
  • Préstamos con garantía real: Son los préstamos que además de la garantía personal se designa un bien concreto como garantía de la devolución del préstamo
    • La modalidad más importante es la de los préstamos con garantía hipotecaria, en los que la garantía del préstamo es un inmueble, habitualmente adquirido con el importe del propio préstamo.
    • Otra modalidad es la de los préstamos en los que la garantía del préstamo puede ser acciones, imposición a plazo fijo, etc.

¿Qué es un préstamo personal?

Es el concedido a un particular sobre la base de la confianza que inspira como deudor. El titular responde de la devolución con todo su patrimonio, tanto presente como futuro. Tiene como características:

  • Se destinan normalmente a la compra de bienes y servicios de consumo: un coche, un ordenador, irse de vacaciones, etc.
  • No suelen ser de importe elevado.
  • La tramitación de este tipo de préstamos suele ser más rápida.
  • El tipo de interés aplicable suele ser superior.
  • El plazo máximo no suele superar los 8 años.
  • Cobro de distintas comisiones: apertura, cancelación total cancelación anticipada, etc.

¿Cuáles son las modalidades de préstamos según el tipo de interés?

Según el tipo de interés aplicable, hay préstamos a tipo de interés fijo y a tipo de interés variable:

  • Préstamos a tipo de interés fijo: el tipo de interés, y por lo tanto la cuota, permanecerá constante a lo largo de toda la vida del préstamo. Conocemos cuando tenemos que pagar cada mes sin que nos deba preocupar la subida o baja de los tipos de interés, pero suelen tener un tipo de interés mayor que los préstamos a interés variable.
  • Préstamos a tipo de interés variable: El tipo de interés de la operación variará, cada cierto período, en función de cómo evolucione la referencia que se haya acordado a tal fin (Euribor, CECA, etc.). Esta revisión hará que la cuota mensual sea mayor o menor.
  • La ventaja de esta modalidad es que en el momento de la contratación el tipo de interés suele ser menor que los de interés fijo. Como inconveniente uno corre el riesgo de tener que pagar una cuota mayor si los intereses suben aunque puede beneficiarse si bajan
  • Préstamos a tipo de interés mixto: se establece un tipo de interés fijo durante los primeros años y posteriormente, hasta el vencimiento final, un tipo variable. La cuota a pagar podría subir o bajar en función de la evolución del tipo de interés de referencia utilizado.

RELACIONADOS

habitos-estudio
5 consejos para recuperar el hábito de estudio después de vacaciones

Después de un caluroso verano y unas más que merecidas vacaciones muchos nos enfrentamos a septiembre con las […]

5 consejos si quieres estudiar en los EEUU

Septiembre es una época genial para plantearte tu futuro de cara al nuevo curso. Y un nuevo horizonte para […]

Uso de Cookies: Utilizamos "cookies" propias y de terceros para mejorar su experiencia. Es necesario que acepte su uso más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar