Espacio Joven Uni

Avanza Volver

Judit Tur

09/07/2019

Entrevista Judit Tur, traductora especialista en localización de videojuegos presente en Gamepolis

El próximo 19 de julio, Judit Tur dará una conferencia en Gamepolis sobre cómo se traducen o adaptan los videojuegos.

Judit es traductora especialista en localización de videojuegos de títulos como la saga de Assassin’s Creed o The Witcher 3. Su misión es adaptarlos a una cultura e idioma concretos, en su caso español y catalán.

Con motivo de su asistencia a Gamepolis, no hemos podido dejar la oportunidad de conocerla aún más. Para ello, le hemos hecho una entrevista en la que cuenta cosas muy interesantes de su trabajo. ¡No te la pierdas!

 

¿Cómo es tu trabajo como traductora especialista en localización de videojuegos?

Actualmente trabajo de forma independiente. Ofrezco servicios de traducción, revisión y testeolingüístico a clientes nacionales y extranjeros (estudios, distribuidoras, agencias, particulares…). Desde que empecé, hace ahora unos seis años, he participado (siempre en equipo) en la localización de juegos AAA. Como The Witcher III, Until Dawn, Divinity Original Sin II, Assassin’s Creed Syndicate… y de muchos otros igualmente fantásticos con un presupuesto más humilde. Aunque los contratos de confidencialidad me impiden hablar de la mayoría de ellos, en total habré participado en más de 200.

Además de localización de videojuegos, también he hecho trabajos editoriales relacionados con ellos. Como traducir artículos para la edición española de la revista EDGE o traducir guías de estrategia. También soy una de las autoras del libro de divulgación ¡Protesto! Videojuegos desde una perspectiva de génerode la editorial Anait Games. Intento echarle el guante a cualquier cosa que aúne videojuegos y traducción, localización, idiomas…

 

¿Cómo decidiste dedicarte a esta profesión?

No recuerdo un momento concreto, así que imagino que fue algo gradual. Los videojuegos han estado presentes a lo largo de mi vida desde pequeña, pero siempre de forma intermitente. Cuando elegí estudiar Traducción e Interpretación, con 18 años, no iba con la idea de especializarme en esto, ni mucho menos.

A medida que fui formándome, me di cuenta de que me interesaba más la traducción para productos interactivos o audiovisuales que la traducción de documentos o libros, por así decirlo, y empecé a investigar sobre la localización. Mis primeras prácticas en ese campo fueron con impresoras de gran formato. Y me alucinaba ver cómo los textos en los que yo había trabajado aparecían en pantallitas. También me entretiene mucho testeary trastear con el producto final, ver qué cosas pueden cambiarse o mejorar, etc. A la vez, descubrí el maravilloso mundo de Twitter. Donde empecé a leer todo lo que (por aquel entonces) no se explicaba en la universidad sobre localización de videojuegos. A partir de entonces, empecé a buscar trabajo como testerde localización de videojuegos y hasta hoy.

 

 

¿Qué es lo que más te atrajo o te llamó la atención del mundo de los videojuegos para convertirlos en tu trabajo?

Me parecía una industria joven, interesante, divertida… Decidí dedicarme a la traducción porque me gustaba más que otras cosas que también se me daban bien. Opté por los videojuegos al pensar que el trabajo me resultaría más llevadero si estaba relacionado con una de mis aficiones. Y no me equivocaba. Aun así, el trabajo es una obligación. Por muy entretenido que sea, hay días en los que no apetece traducir, sean videojuegos o manuales de lavadoras.

 

¿Qué género es tu favorito?

Depende del momento y la compañía. Me gustan los juegos de gestión/simulación: por ejemplo, SimCity para desconectar a solas. U Overcooked para acabar tirándome de los pelos con mis amigos. También me gustan los juegos de rol masivos, aunque suelo usarlos para jugar a mi aire sin interaccionar con nadie. The Elder Scrolls Online me parece ideal para pasear y recoger plantas; tiene paisajes bonitos. A veces me engancho a juegos que no esperaba que me gustasen pero acaban conquistándome con su tono o humor. Como los de la saga Borderlands Saints Row; o porque sacan un lado de mí que ya tenía olvidado. Como Overwatch, que me devolvió el gusto por jugar en línea y me hizo ir recuperando tímidamente mi vena competitiva. Luego están los géneros y mecánicas que directamente se me dan mal. Como los puzles o la estrategia en tiempo real, por lo que me cuesta más darles una oportunidad.

Lo que es seguro es que los juegos suelen entrarme por los ojos. Con eso no quiero decir que tenga criterio o buen gusto. Pero si la estética o la paleta de colores de un juego me llama la atención, ya me lo has vendido. Al final, creo que me guío poco por el género. A no ser que consideremos Blizzard como un género, en cuyo caso sí sería mi favorito.

 

¿Te gusta jugar en tu tiempo libre o ya asocias este ocio a tu profesión?

Me gusta jugar en mi tiempo libre. Por mucho que me pase el día trabajando con ellos, los videojuegos siguen siendo uno de mis entretenimientos favoritos. Y no creo que eso vaya a cambiar. Es cierto que cuando llevas muchos meses enfrascada en un proyecto se te pasan las ganas de tocar ese juego o ese género en concreto durante unos meses, pero ¡será por opciones!

El problema, más bien, es que cada vez tengo menos tiempo para mí. Siendo autónoma, tengo que establecer yo mis límites y fijarme unos horarios de trabajo, y eso no siempre es fácil. Además, los videojuegos requieren cierta dosis de energía que no siempre tengo. A veces, después de un día de trabajo, me quedan fuerzas para ponerme un par de capítulos de una serie. Pero no para resolver puzles, apuntar bien con el ratón o enfadarme con gente que no sabe jugar en equipo. ¡Es lo que tiene la vida adulta!

Lo que sí ha cambiado desde que me dedico a esto es que antes jugaba casi exclusivamente en PC y ahora cada vez compro más juegos de consola. Creo que es porque asocio el ordenador al trabajo. Prefiero salir del despacho e irme jugar al sofá, donde estoy bastante más cómoda.

 

¿Qué cosas positivas y negativas ves de esta industria?

Entre los aspectos negativos, el que más llama mi atención y sobre el que más incido es la escasa presencia de mujeres. La diferencia entre el número de mujeres que juegan y el número de mujeres que desarrollan es alarmante. Desde fuera, a la gente le sorprende saber que una industria tan joven y «moderna»arrastra aún este tipo de sesgos, pero están ahí. Y el primer paso para solucionar algo así es reconocer que existe.

Como siempre que se mezcla pasión y profesión, hay cierta tendencia a sentir que dedicarnos a ello es un privilegio. Y que, por tanto, no tenemos tanto derecho a reclamar un trato o unos derechos laborales justos. Y hay compañías que se aprovechan de ese complejo. No deberíamos pasar por alto ciertas injusticias por las que sospecho que lucharíamos si trabajáramos en una industria más «convencional». Creo que cosas como la cultura del cruncho la contratación de estudiantes en prácticas para desarrollar proyectos no ayudan a construir el tipo de industria que nos gustaría tener.

En cuanto a las cosas positivas, está todo lo demás. Es una industria llena de gente apasionada, creativa, con ilusión, ganas de innovar… Destacaría también que hay mucha más flexibilidad que en otros sectores a la hora de buscar talento. Según mi experiencia, aunque se valora la formación, se da casi la misma importancia a aptitudes y al recorrido personal. Al fin y al cabo, los perfiles en videojuegos no son tan herméticos como en otros ámbitos.

 

Hay muchas mujeres que, desgraciadamente, han tenido problemas en este sector. ¿Te ha tocado enfrentarte a situaciones machistas? ¿Cómo las has enfrentado?

El trabajo a distancia me permite librarme de muchas situaciones indeseadas. Pero el sesgo y los prejuicios machistas están presentes en casi todo el sector tecnológico. Y los videojuegos no son una excepción precisamente. En mi capítulo de ¡Protesto! Videojuegos desde una perspectiva de génerohablo de ello. De las formas en las que el machismo, la invisibilización y los estereotipos de género se perpetúan a través de las palabras. También de la situación de las traductoras y localizadoras respecto a nuestros compañeros. Si bien no estamos en la peor de las situaciones hay muchos aspectos que mejorar. Ya que Traducción es una carrera tradicionalmente femenina, así que, al menos, en número estamos presentes.

Personalmente, la forma que he encontrado de enfrentarme a todo esto ha sido intentando fomentar la unión entre las mujeres que trabajan o quieren trabajar en videojuegos, así como procurar rodearme de ellas siempre que puedo. El problema del machismo en la sociedad y en el sector de los videojuegos no se resuelve en dos días. Ni siquiera en dos décadas. Requiere mucho esfuerzo, cooperación, empatía y un análisis calmado y profundo. Hay muchas mujeres que están en ello. Mientras solucionamos todo esto, he descubierto que propiciar esa unión entre nosotras acelera las cosas. Además también nos da fuerza para enfrentarnos al exterior y nos ayuda a entendernos mejor y a tomar perspectiva. Encima, en el proceso, he hecho un montón de amigas. ¡No todo va a ser malo!

 

¿Qué le dirías a aquellos jóvenes que dudan o ni se plantean tomar este camino profesional? ¿Cómo le animarías para que se adentraran en este mundo?

Les diría que es un trabajo como cualquier otro. Que trabajar en videojuegos no es menos serio ni digno que trabajar en un banco. O en un bufete de abogados o en un departamento de marketing. De hecho, para hacer videojuegos hacen falta profesionales especializados y muy dedicados. Que es una industria joven y con futuro en la que aún hay mucho por hacer e inventar. Que no todos los videojuegos son violentos, frívolos o abrumadores. Cada vez hay más diversidad de temas y enfoques, así como espacio para otro tipo de estímulos y mensajes. Y que el mundo no se acaba en los AAA o juegos de gran presupuesto.

 

Ahora que sabes más de Judit Tur y su trabajo, seguro que te han dado ganas de no perderte su conferencia en Gamepolis. Para estar al día de sus novedades, no te pierdas su perfil de Twitter.

RELACIONADOS

prácticas en empresa
Por qué hacer prácticas en empresas. Consejos para conseguirlo

Cuando estudias una carrera, normalmente la teoría predomina ante la práctica. Durante la universidad conocerás todos los aspectos […]

síndrome trabajador quemado
Conoce más sobre el síndrome del trabajador quemado o burn-out

El síndrome del trabajador quemado o burn-out ha sido considerado por la OMS como un fenómeno ocupacional de gran prevalencia. Reconocido […]

Uso de Cookies: Utilizamos "cookies" propias y de terceros para mejorar su experiencia. Es necesario que acepte su uso más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar